Metodología

Una de las características principales de las consultas ciudadanas es el interés de los consultantes de recoger la opinión real, sin tendencias, de la ciudadanía. Ello requiere:

  1. Que la consulta sea lo más amplia posible, es decir, que llegue a la mayor número de personas, independiente de su situación socioeconómica, cultura, afiliación política, rango etáreo, sexo, zona geográfica que habita, creencia religiosa, etc.
  2. Que la información la ciudadanía reciba sobre el tema en consulta no esté monopolizada por una postura, sino que exista acceso a distintos puntos de vista.
  3. Que el ambiente de votación sea seguro, y las personas puedan responder sin confusiones, presiones o miedo a represalias de ningún tipo.
  4. Que la recolección de información y análisis posterior sean transparentes, y los resultados consultables por todos.

Voto Ciudadano vela por el cumplimiento de estos 4 requisitos en todas sus consultas, ya que de ello depende la veracidad y fiabilidad de los datos entregados, punto central para que la herramienta cumpla su objetivo.

Tipos de consultas

Se contemplan dos tipos de consultas ciudadanas:

Modo de Consulta Ciudadana: recoge la opinión de las personas sobre un tema específico. Pone a las personas en situación de emitir un punto de vista, de manera similar, en forma y sentido, a las encuestas de opinión. Las alternativas son siempre más de dos, buscando siempre interpretar toda la gama de opiniones que pueda existir respecto del punto en consulta. Se pueden generar alternativas tipo escalas de valores (Muy de acuerdo-Muy desacuerdo; Me gusta mucho-No me gusta nada; Notas del 1-7, etc.), o alternativas puramente nominales. Se requiere un sistema capaz de trabajar con distintas alternativas de respuestas, ampliando las posibilidades al máximo, ya que no es posible, ni aconsejable, estandarizar siempre las respuestas.

Modo de Votación Ciudadana: a diferencia de la consulta, la votación obliga a la persona a hacer una elección respecto del tema en cuestión. La votación tiene, por definición, carácter vinculante, por lo que la decisión de voto de una persona es algo más racionalizado y profundo que la encuesta de opinión, y tiene consecuencias. Ello, independientemente del reconocimiento oficial o formal de la votación.

Existen 2 formas de votación ciudadana:

  1. Votación tipo plebiscito, en la que los ciudadanos se manifiestan a favor o en contra de lo propuesto. Las preguntas expresan una postura determinada, que se puede aprobar o negar. Las posibilidades de respuesta son siempre dos: SI o NO.
  2. Votación tipo elecciones, donde los ciudadanos deben elegir entre distintas opciones, que se les presentan de manera equivalente. Las preguntas deben ser neutrales y sin tendencias, y el número de alternativas depende de la cantidad de posibilidades de elección que existan.

La diferencia entre encuestas y consultas ciudadanas, en cualquiera de sus formas, reside en que las encuestas buscan un segmento de la población representativo del universo total que se estudia, para poder homologar los resultados a toda la población. Las consultas o votaciones buscan recoger las opiniones de quienes votan, y no hacer inferencia estadística a partir de los datos recolectados, sino lograr mayorías entre los votantes.

En nuestro trabajo, el tipo de votación a utilizar es definido por las organizaciones sociales convocantes, en conjunto con Voto Ciudadano, de acuerdo al contexto y objetivos en que se desarrolla la iniciativa.

Definición del tema

El tema de la consulta lo definen las organizaciones convocantes. Sin embargo, Voto Ciudadano asesora en la focalización de la temática, y en cómo plasmarla en formato de consulta.

Al utilizar una herramienta de recolección de datos restringida –la consulta–, se requiere que las preguntas y respuestas apunten con claridad a la información que se busca recabar. Por ello, con frecuencia es necesario establecer los lineamientos centrales de la consulta privilegiando sólo los puntos más importantes a consultar, y permitiendo así un acercamiento de estos contenidos a la población general. En este proceso, Voto Ciudadano cumple un rol muy activo.

Revisión y difusión de contenidos

Definido el tema, las preguntas y las fechas, las organizaciones convocantes y Voto Ciudadano inician una labor de selección y difusión de la información existente –literatura, material audiovisual, leyes atingentes, opiniones de expertos, etc.–.

Voto Ciudadano difunde esta información a través de los sitios web propio y de y sus aliados, sintetizando la información de manera que llegue a la ciudadanía de forma simple, directa y ordenada.

Asimismo, se realiza una campaña de difusión en medios no tradicional, incluyendo a medios nacionales, internacionales, locales, masivos, ciudadanos e institucionales.

Finalmente, Voto Ciudadano realiza una campaña de redes –Twitter, Facebook, Blogs– y mailing a su base de datos de 25.000 adherentes.

Trabajo con organizaciones sociales y ciudadanas

El momento de las consultas genera un espacio concreto de trabajo para las organizaciones patrocinantes.

En ese contexto, Voto Ciudadano aporta una mirada externa del trabajo conjunto, intercambio de ideas y propuestas, incentivando e impulsando relaciones institucionales entre distintas organizaciones ciudadanas, potenciando la interacción y los resultados de la consulta.

Recolección de datos

Central para la recolección de datos es la creación del instrumento de acercamiento a la población: preguntas y alternativas de respuesta, acordes a los criterios de neutralidad, claridad y exhaustividad.

  1. La neutralidad se refiere a que tanto las preguntas como las opciones de respuesta deben invitar a respuestas libres. No debe marcarse preferencias en la redacción u ordenamiento de las mismas. Los encabezados de las preguntas pueden entregar información sobre el tema, pero sin emitir opinión; la redacción de las respuestas debe ser equivalente para todas las alternativas, en forma y profundidad.
  2. La claridad se refiere a que toda persona pueda leer el instrumento y entender a qué se refiere cada pregunta y respuesta, sin dudas ni confusiones. A la vez, que todos puedan responder las preguntas con los conocimientos que poseen.
  3. La exhaustividad apunta a que las respuestas entreguen la mayor cantidad de posibilidades, para representar en el papel respuestas lo más cercanas posible a la opinión exacta de las personas.
  4. Voto Ciudadano vela por que las preguntas propuestas por las organizaciones cumplan estos requisitos esenciales, en una conversación constante con las mismas.

    La plataforma de Votación Electrónica

    El servicio de consultas electrónicas de Voto Ciudadano se realiza a través de una plataforma especialmente desarrollada para estos efectos por INRIA Chile, Corporación chileno-francesa de investigación y transferencia de TICs, en la cual participan 9 universidades chilenas, lideradas por la Universidad de Chile.

    La plataforma permite:

    1. Recibir de manera masiva y simultánea a cientos de miles de votantes por segundo, evitando la sobrecarga del sistema en horas Peak de participación.
    2. Identificar automáticamente un intento de doble votación, impidiendo este fenómeno.
    3. Mantener el anonimato del voto a través del almacenamiento encriptado de los Rut, en un espacio diferente a los votos, imposibilitando la identificación del voto según el votante (quién vota qué).
    4. Impedir el robo y mal uso de la base de datos generada a partir de los votantes, en base al encriptamiento de los RUN que tiene verificaciones de seguridad.

    La votación en estas consultas, alojadas en la web de Voto Ciudadano, es simple y rápida, y está diseñada para que cualquier persona con conocimientos básicos de Internet pueda votar.

    La plataforma de votación presencial

    Voto Ciudadano asesora asimismo en la realización de consultas presenciales, que complementan las consultas electrónicas y generan una participación de otro tipo.

    Se entrega un protocolo de consulta presencial, con indicaciones respecto de los procedimientos –vocales de mesa, tablas de conteo de votos, registro de los votantes, diseño del voto, etc.–.

    Asimismo, se entrega el diseño de cada una de las piezas que este tipo de votación requiere.

    Análisis de datos

    El análisis de datos contempla la creación bases de datos de los resultados con codificaciones numéricas para variables nominales. Estas bases son analizadas mediante el programa de procesamiento de datos SPSS, y se realizan análisis estadísticos univariados y bivariados, mayoritariamente descriptivos, debido al tipo de variables recolectadas.

    Voto Ciudadano realiza el análisis de todos los datos recolectados mediante el sistema online así como mediante el sistema presencial, estos últimos a condición de que sean entregados en el formato digital de base de datos requerido.

    Presentación de informes

    Voto Ciudadano entrega al término de cada consulta un informe de resultados, diseñado para exponer de manera fácil, neutral y la clara el veredicto de los votantes sobre los temas consultados.

    Este informe es puesto inmediatamente a disposición de las organizaciones convocantes y del público general a través de la web votociudadano.cl y de la página de Facebook. Asimismo, es enviado a los aliados de Voto Ciudadano y a su base de datos de adherentes.

    El informe incluye una descripción de las tendencias de respuestas para las distintas preguntas y un análisis resumido de la conformación sociodemográfica de la población votante. Para esto se utilizan tablas, gráficos y presentaciones de diapositivas.

    Voto Ciudadano también entrega, si ello es solicitado con antelación, informes más detallados para poblaciones específicas de interés de las organizaciones convocantes.

    Utilización de datos

    La legislación chilena es permisiva en materia de uso de datos personales, por lo que, en esta materia, Voto Ciudadano se ha propuesto implementar una política de buenas prácticas, de cara a la ciudadanía. Para estos efectos, cuenta con la asesoría de la Corporación Derechos Digitales.

    A este respecto Voto Ciudadano se compromete a:

    1. No ceder a ninguna persona ni organismo, los datos personales de los votantes, salvo orden judicial en contrario.
    2. Los datos recogidos serán utilizados estrictamente para los fines declarados y tienen por único objetivo verificar que los votos sean cursados por personas diferentes, evitando abusos. La información personal entregada al votar es separada completamente del voto cursado, por lo que nadie puede vincular esas informaciones.
    3. La información personal, separada del voto, se utilizará exclusivamente para obtener estadísticas generales de los usuarios. Las direcciones de correo electrónico, entregadas voluntariamente, sólo se utilizarán para enviar avisos sobre futuras votaciones y otra información de Voto Ciudadano. No obstante, cada usuario podrá retirarse de la base de datos en el momento que lo desee.